10 formas de ahorrar agua en el hogar


La primera motivación para gastar menos agua es obviamente reducir la factura y mejorar la economía doméstica, pero no podemos obviar que cada vez los ciudadanos están más comprometidos por las cuestiones medioambientales.

A continuación te ofrecemos 10 formas de ahorrar agua en el hogar

1. Conocer cuál es el consumo real de agua en la familia

Es necesario revisar las últimas facturas de la compañía de agua, y comprobar cuál ha sido el consumo en los últimos meses en metros cúbicos. A continuación tenemos que multiplicar el consumo por el precio del agua, y dividirlo por el número de personas que viven en el domicilio. A partir de ahí podremos ver si nuestro consumo está en la línea de la media nacional o bien si somos unos derrochadores de agua y tenemos que tomar medidas drásticas.

2. Los pequeños gestos son poderosos

Cerrar el grifo cuando nos estamos lavando los dientes o mientras nos estamos enjabonando el cuerpo en la ducha, son gestos que al cabo del día y al cabo del año pueden ahorrarnos muchos litros y mucho dinero en la factura del agua. Si tenemos pocos vasos o cubiertos sucios, es conveniente lavarlos a mano y evitar usar el lavavajillas, que es uno de los electrodomésticos que más agua consumen.

3. Emplear filtros en los grifos

Podemos reducir el consumo del agua poniendo filtros en todos los grifos que tengamos en casa. Podemos comprarlos en cualquier ferretería y además son muy económicos. Estos filtros atomizadores mezclan al agua con al aire, de manera que aparentemente tenemos la misma presión que antes pero consumiendo hasta la mitad del agua. Otro truco que podemos poner el práctica es cerrar un poco la llave de paso del agua, con lo que el gasto será algo menor.

4. Cambiar los hábitos en la ducha

Habitualmente, cuando nos duchamos, dejamos pasar un minuto hasta que el agua está caliente, y nos tomamos nuestro tiempo hasta que nos enjabonamos y nos aclaramos. Podemos ahorrar mucha agua en la ducha, abriendo el grifo únicamente cuando sea necesario. En total, no serían necesarios más de dos minutos efectivos con el grifo abierto para ducharnos. Lo que debemos evitar a toda costa es llenar la bañera.

5. Ahorrar agua en el afeitado

No es necesario dejar correr el agua mientras nos afeitamos. Podemos llenar de agua el lavamanos hasta la mitad, más o menos, y no consumir más agua mientras nos rasuramos.

6. Un vaso de agua para lavarnos los dientes

No es necesario gastar grandes cantidades de agua para lavarnos los dientes. Con llenar un vaso de agua (200 mililitros) es más que suficiente para humedecer el cepillo y enjuagar la boca.

7. La lavadora, llena

La lavadora es uno de los electrodomésticos que más agua consumen en casa. Hay modelos antiguos de lavadora que consumen hasta 90 litros. Es conveniente poner la lavadora únicamente cuando esté llena. Así, hay que evitar usarla cuando sólo tenemos pocas prendas para lavar. En el mercado existen modelos de lavadoras que consumen menos agua o que tienen programas de lavado para menos carga de la habitual. Si queremos reducir la factura del agua es buena idea adquirir modelos de lavadora con certificación energética A.

8. Regar las plantas con agua reciclada

Podemos emplear agua sobrante de otras actividades para regar las plantas o el césped del jardín. En este caso, puede ser agua que nos haya sobrado de la ducha o el agua que hemos empleado para lavar la fruta o la verdura. Otra buena práctica es regar las plantas en las horas de menos temperatura. En el caso de que tengamos opción, podemos instalar sistemas de riego gota a gota para optimizar al máximo el proceso de riego.

9. No tirar la basura por el inodoro

A veces empleamos el inodoro como cubo de basura para tirar toallitas desmaquilladoras, bastoncillos de algodón o colillas de cigarros. Esta es, sin duda, una de las peores prácticas que podemos llevar a cabo, ya que cada vez que tiramos de la cadena estamos tirando entre 10 y 15 litros de agua. Puede parecer poco, pero al cabo del año es una gran cantidad.

10. Revisar la instalación

En ocasiones se producen pérdidas de agua a causa de fallos en la instalación. Si nos llega a casa una factura de la compañía suministradora del agua y vemos que el consumo se ha disparado sospechosamente, sería conveniente hacer un repaso al estado general de la instalación. Con el tiempo y el uso las instalaciones se deterioran y vale la pena hacer una revisión cada cierto tiempo.


Aparte de estos tips, concoe los equipos que tenemos para ti que te ayudarán a ahorrar agua en tu hogar!